What would you like to search for?

Las ventajas de la digitalización para la gestión de las aguas subterráneas

© WWF

Agua: Ahorrar agua en agricultura de regadío

Las ventajas de la digitalización para la gestión de las aguas subterráneas

El 90% del agua dulce disponible en la Tierra se encuentra almacenada en acuíferos subterráneos de naturaleza rocosa. Se recargan por infiltración de la lluvia o las aguas superficiales y constituyen una reserva estratégica que permite que los ríos y humedales, o los diferentes usos tengan suficiente agua durante la estación seca. Por eso son una reserva segura frente al cambio climático.

A pesar de su importancia, el escaso conocimiento sobre estos recursos subterráneos y su uso, ha sido un impedimento para lograr la buena gestión del agua que almacenan. Por este, entre otros factores, los acuíferos están sometidos a gran presión por una extracción difusa descontrolada, que supera los recursos renovables de recarga de agua, y presentan gran vulnerabilidad ante la contaminación.
 
La obtención de información sobre las aguas subterráneas se suele conseguir en parte a través del sondeo de pozos, que nos informan de la calidad del agua y el nivel al que se encuentra en el subsuelo. A partir de esta información puntual se estima de forma indirecta la situación del almacenamiento, la circulación del agua y los niveles de llenado de los acuíferos. Pero este método tiene gran limitación en la estimación de la extracción de agua que se realiza por el regadío en toda la superficie que ocupa.
 
Para el mejor conocimiento de la extracción del agua subterránea por la agricultura, el uso de herramientas tecnológicas, con gran potencia en la obtención y el tratamiento digital como las imágenes aeroespaciales, representa una gran oportunidad y un gran avance en la gestión, control y seguimiento del uso del agua.

Esta tecnología se basa en la propiedad de la luz reflejada, por la cual, la cantidad y el tipo de uso del agua en la superficie terrestre, pueden captarse desde el aire o el espacio. Por ello, en relación con la explotación subterránea del agua se utiliza para:

  1. Identificar las explotaciones agrícolas que no dispongan de derechos de uso de agua subterránea.

  2. Identificar las explotaciones agrícolas que tengan extracciones superiores al volumen autorizado.

  3. Calcular el volumen de agua extraído para el riego.

  4. Evaluar el impacto de las medidas de asesoramiento en riego y la buena gobernanza del agua. 

Te explicamos con este video, de forma audiovisual, didáctica e ilustrativa,  cómo el uso de las tecnologías digitales y aeroespaciales contribuye a la mejora de la gestión y conservación de los recursos hídricos y los ecosistemas dependientes de ellos. Se ha utilizado como base el material gráfico y numérico de las imágenes y vídeos generados a partir de vuelos de drones e imágenes de satélite. Además, en el video se expone el uso de estas tecnologías en el estudio de Las Tablas de Daimiel. 
 

Estamos en un momento crucial para la mejora en la gestión de las aguas subterráneas, ya que el MITECO está iniciando un periodo de consulta a la sociedad y a los expertos para la realización de una estrategia de mejora de la gestión de las aguas subterráneas. Sin embargo, este planteamiento debe tener en cuenta las mejores prácticas y el conocimiento existente, si es que se quiere realmente avanzar en la gestión de un recurso del que se necesita tener mayor información para acertar en las decisiones para su sostenibilidad.

Caso de estudio: La tecnología en el Parque Nacional de Las Tablas de Daimiel 

Para la identificación de explotaciones agrícolas en regadío en el entorno del Parque Nacional de Las Tablas de Daimiel. se emplearon las técnicas de teledetección, identificándose un total de 55.200 hectáreas, correspondientes a 28.900 ha de cultivos leñosos (principalmente vid) y 26.300 hectáreas de cultivos herbáceos, principalmente cereales, además de maíz, alfalfa y cultivos hortícolas (melón, cebolla, sandía, tomate, pimiento, ajo).

A partir de esta información, se identificaron las superficies regadas en posible situación de incumplimiento del régimen de explotación por no disponer de derechos de uso de agua subterránea. Para ello, se elaboró un mapa de cultivos en regadío fuera de la cartografía de derechos consolidados de uso privativo de agua. La superficie regada fuera de la cartografía de derechos ascendió a 8.200 ha, que supone un 15% de la superficie regada total. La superficie fuera de derechos se distribuye en 5.330 ha de leñosos y 2.870 ha de cultivos herbáceos. Las extracciones estimadas para el riego ilegal de esta superficie se estiman en 16,6 hm3.

Además, se usó la información generada a partir de técnicas de teledetección para la identificación y cartografiado de explotaciones agrícolas que realizaron extracciones superiores al volumen autorizado. Con las imágenes de satélites obtenidas y con las tablas de dotaciones autorizadas para cada cultivo se hizo una estimación del volumen de agua extraído para el riego de cultivo dentro del conjunto de la zona de estudio, y cálculo del porcentaje de uso legal y de uso no autorizado por el régimen de explotación. Para ello, se comparó la estimación de consumo para regadío dentro de las explotaciones con derechos (5.366 explotaciones) con el volumen autorizado para cada explotación según el régimen anual de extracciones. Como resultado, vimos que en torno a 900 explotaciones (un 16,5%) utilizaron un volumen de agua para riego superior al volumen permitido por el régimen de explotación. Estas explotaciones extrajeron en conjuntamente 30,3 hm3 por encima de sus derechos, lo que supone un 45% por encima del total del volumen autorizado en conjunto para dichas explotaciones.

Nuestras recomendaciones para la modernidad de la gestión de las aguas subterráneas ​: 

En relación con la urgente y necesaria mejora en la modernidad de la gestión de las aguas subterráneas es necesario: 

  1. Mejorar los medios técnicos y materiales para la planificación, gestión y control del uso agua subterránea en los organismos del agua (Confederaciones hidrográficas), aumentando igualmente su presupuesto ordinario.

  2. Capacitar a las confederaciones para el desarrollo e impulso de sistemas de seguimiento y control del uso del agua mediante las nuevas tecnologías digitales y el uso de las imágenes aeroespaciales.

  3. Modificar la Ley de Aguas y los reglamentos de planificación Hidrologica y del DPH para facilitar la introducción de las tecnologías digitales y aeroespaciales en la administración del agua y en el cumplimiento de los objetivos de la normativa de aguas nacional (Ley de Aguas) y europea (Directiva Marco del Agua)

  4. Fortalecer el sistema judicial para capacitar a los tribunales en la toma de resoluciones apoyadas en las imágenes aeroespaciales y la tecnología digital. 

Amplia la información:
HAZTE SOCIO
HAZTE SOCIO