Por una recuperación azul del Mediterráneol | WWF España

What would you like to search for?

La reconstrucción de la economía mediterránea debe comenzar con la recuperación de su activo más importante: el mar

El Mediterráneo vive desde hace años una especie de "fiebre del oro azul" que puede poner en jaque el futuro sostenible de la región.

Visita la página del proyecto
© Giorgos Rigoutsos WWF Grecia

El Mediterráneo es una perla económica mundial, se estima que genera un valor económico anual que alcanza más de 396 mil millones de euros. Pero esta economía solo puede mantenerse a flote a largo plazo si se logra una protección efectiva dejando que el mar se recupere, y a través de la planificación sostenible de las actividades económicas marinas.

El Mediterráneo es un punto crítico de la crisis climática y de la pérdida de biodiversidad global. Años de sobrepesca han convertido al Mediterráneo en el mar más explotado del mundo. Además esta región se está calentando un 20% más rápido que el resto del planeta. Las Áreas Marinas Protegidas (AMP) son una forma efectiva de revertir la degradación del mar, restaurar los valores naturales y mitigar los impactos del cambio climático.

Solo el 1.27% del Mediterráneo está efectivamente protegido,  mientras los principales científicos del mundo recomiendan que, al menos, el 30% del mar debería estar protegido a través de AMP y bajo otras medidas de conservación (como las áreas marinas gestionadas localmente, prohibiciones para operar en ecosistemas marinos vulnerables, áreas restringidas de pesca, corredores azules o prohibiciones de prácticas pesqueras destructivas) para recuperar los recursos marinos más valiosos para 2030.
 

PROTECCIÓN DEL 30% DEL MAR

El Mediterráneo es un punto crítico de la crisis climática y de la pérdida de biodiversidad global. Años de sobrepesca han convertido al Mediterráneo en el mar más explotado del mundo. Además esta región se está calentando un 20% más rápido que el resto del planeta. Las Áreas Marinas Protegidas (AMP) son una forma efectiva de revertir la degradación del mar, restaurar los valores naturales y mitigar los impactos del cambio climático.

Solo el 1.27% del Mediterráneo está efectivamente protegido,  mientras los principales científicos del mundo recomiendan que, al menos, el 30% del mar debería estar protegido a través de AMP y bajo otras medidas de conservación (como las áreas marinas gestionadas localmente, prohibiciones para operar en ecosistemas marinos vulnerables, áreas restringidas de pesca, corredores azules o prohibiciones de prácticas pesqueras destructivas) para recuperar los recursos marinos más valiosos para 2030.

¿Y qué hay del 70% restante del Mediterráneo? Los principales sectores marítimos compiten en áreas marinas clave, dejando estos espacios en un estado de grave agotamiento.

El proyecto Medtrends de WWF persigue dar una solución sostenible a la actual presión que los siete sectores económicos que operan en el Mediterráneo está suponiendo en este mar.

A continuación, encontrarás un pequeño resumen del análisis y las propuestas que desde WWF planetamos. Si quieres profundizar en cada una de ellas, te animamos a que visites la página del proyecto Medtrends (de momento solo está disponible en inglés). 

¿CÓMO LOGRAR QUE LOS PRINCIPALES SECTORES ECONÓMICOS DEL MEDITERRÁNEO SEAN SOSTENIBLES?

1. ACUILCULTURA

La acuicultura se ha cuadruplicado en tamaño en los últimos 20 años y ya representa más de la mitad de la producción pesquera total del Mediterráneo.

En línea con la tendencia mundial: se prevé que el sector continúe creciendo. Se espera que el 62% del pescado para consumo humano sea producido por la acuicultura para 2030 en el Mediterráneo.  

Las áreas ecológicamente frágiles deben excluirse para esta actividad, pero en otras áreas puede ser posible apoyar un sector acuícola sostenible sin causar daños irreparables a los ecosistemas vitales.

2. PESCA ARTESANAL

La pesca artesanal supone el 80% de la flota pesquera en el Mediterráneo. 

Muchas pesquerías se han derrumbado, las flotas se están reduciendo y los pescadores artesanales se ven obligados a abandonar sus trabajos.
 
Una mejor gestión de las pesquerías y una mayor protección marina podrían hacer que la industria vuelva a ponerse en pie y funcione de manera sostenible.

3. CRUCEROS

El número de pasajeros de cruceros en el Mediterráneo se ha disparado de 8,7 millones a 30 millones en una década. El Mediterráneo es el principal destino mundial del turismo costero y marítimo, y atrae a aproximadamente un tercio de todos los visitantes mundiales.

Gestionar este crecimiento de manera coordinada en toda la región es esencial para que el sector no destruya los mismos recursos que atraen a las personas a visitar el Mediterráneo. Se deben hacer esfuerzos para limitar los impactos ambientales de los cruceros, particularmente en las áreas ecológicamente vulnerables.

4.  TRÁFICO MARÍTIMO

Se espera que el transporte marítimo crezca un 4% anual. La mayor capacidad del Canal de Suez ha duplicado el número de buques de carga que pasan por el Mediterráneo con un flujo continuo de ruido y emisiones de gases.

En todas las AMP (áreas marinas protegidas), deben evitarse por completo las actividades que tengan potenciales impactos ambientales graves, como el transporte de mercancías peligrosas o hidrocarburos.

5. PARQUES EÓLICOS MARÍTIMOS 

Actualmente no hay parques eólicos marinos en funcionamiento, pero sí hay proyectos en fase piloto. Las ubicaciones futuras de estos parques deben decidirse a través de procesos que tengan en cuenta los objetivos de conservación, evitando áreas ecológicamente valiosas y, en particular, áreas protegidas.

6. PESCA RECREATIVA 

La pesca recreativa podría representar más del 10% de toda la producción pesquera en el Mediterráneo. Se necesita una definición europea clara de pesca recreativa marina para poder regular esta actividad.

7. EMBARCACIONES DE RECREO 

Más de la mitad de los superyates del mundo surcan las aguas del Mediterráneo cada verano, pero el fondeo no regulado sobre hábitats vulnerables  es la primera amenaza para los fondos marinos en áreas marinas protegidas.

Se deben poner en marcha programas de monitorización ambiental para rastrear los impactos ecológicos y socioeconómicos, y mantener estas embarcaciones fuera de las áreas más sensibles.


 

PÁGINA DEL PROYECTO
HAZTE SOCIO
HAZTE SOCIO