What would you like to search for?

NOTICIAS

España lidera un proyecto internacional para detener los crímenes contra las especies silvestres

Participamos en el proyecto LIFE SWiPE para mejorar la detección y reducir delitos ambientales como el veneno, el furtivismo y el tráfico ilegal de especies.

El nuevo proyecto LIFE SWIPE (Persecución exitosa de los delitos contra las especies silvestres, por sus siglas en inglés) fortalecerá la lucha contra los crímenes ambientales en toda Europa.

En él, once países unimos nuestras fuerzas para reducir los delitos contra la especies silvestres, aumentando el número de casos detectados, enjuiciados y condenados posteriormente con una sanción penal. Todo ello gracias a la mejora de la coordinación, la formación y la cooperación transfronteriza entre países. La iniciativa supondrá la puesta en marcha de medidas imprescindibles, como el intercambio de experiencias, la recopilación de información y una mayor comunicación de esta grave amenaza para nuestra riqueza natural. 

El alto impacto de los crímenes ambientales

Los delitos contra la fauna salvaje tienen importantes consecuencias en la conservación de la biodiversidad, especialmente cuando afectan a especies amenazadas. A pesar de que en algunos ámbitos se sigan considerando delitos menores, la realidad indica que el el uso de veneno, la caza y pesca ilegales o el tráfico de especies suponen un grave riesgo para estas especies. Además, muchos de estos delitos ocurren a escala internacional y su magnitud a menudo se subestima. 

De hecho, el tráfico ilegal de especies constituye la cuarta actividad criminal organizada, por detrás de la trata de personas y del tráfico de drogas y de armas, según la INTERPOL. Los últimos estudios indican el efecto devastador de estos delitos: solo el comercio de especies amenazadas provoca reducciones en la poblaciones que llegan al 76% a nivel internacional. 
 
ACTÚA CONTRA EL TRÁFICO DE ESPECIES

Un tema prioritario para la UE

La UE, consciente de este impacto, acaba de incluir los delitos ambientales entre las diez prioridades para combatir la delicuencia grave y organizada en el período 2022 - 2044.  Con ese fin, ha puesto en marcha distintas iniciativas entre las que destaca la aprobación del LIFE SWiPE. Este innovador proyecto unirá los esfuerzos de once países mediante acciones de cooperación transfronteriza, de comunicación y de formación e intercambio de experiencias. Contará con la implicación de los agentes clave de la cadena de lucha contra el crimen ambiental -en el caso de España, los agentes de medio ambiente, SEPRONA, aduanas, fiscales, abogados, jueces, etc. Todo ello con el objetivo último de mejorar la detección, investigación y persecución de estos crímenes, así como las condenas de los culpables.

España, líder en la lucha contra el veneno

En España, a pesar de que hay escasos datos publicados sobre algunos tipos de delitos contra la flora y la fauna, sí hemos avanzado mucho fundamentalmente en el conocimiento y en la lucha contra el uso del veneno. Según datos del informe del veneno en España que publicamos en 2020 junto con SEO/BirdLife, sabemos que entre 1992 y 2017 se encontraron envenenados más de 21.000 animales, cantidad que se estima que representa solo el 10% del total (que podría estar realmente en más de 200.000 animales envenenados). Para otro tipo de delitos contra la fauna, como los disparos a especies protegidas o el empleo de métodos prohibidos de captura (uso de cepos y lazos ilegales) no se tienen datos precisos, pero sí se está observando una tendencia al alza. Por ejemplo, se estima que en el Mediterráneo mueren por efecto de la caza ilegal 26 millones de aves al año. 


El ejemplo y la experiencia española son muy relevantes para el proyecto, puesto que disponemos de equipos multidisciplinares muy eficaces en la detección y persecución de algunos de estos delitos, como el veneno y hemos avanzado en las últimas décadas, según indica el aumento de casos detectados y el número de sentencias ejemplarizantes en estos casos. 

De hecho, solo en nuestro país se han producido más sanciones por veneno que en todo el resto de países europeos juntos.  En parte, gracias a estos resultados, el uso de veneno en el campo se ha reducido en los últimos años, aunque sigue siendo importante.

Gracias al proyecto SWIPE y en colaboración con agentes clave en la lucha contra el crimen ambiental, podremos exportar la experiencia y avances conseguidos hasta la fecha a otros países europeos y avanzar en la lucha contra este tipo de delitos que en España aún no se han abordado tanto como el veneno.

Sobre el proyecto SWIPE:


El proyecto SWiPE (Successful Wildlife Crime Prosecution in Europe) está financiado por el programa LIFE de la CE. Se implementará durante 3 años en un total de once países, incluyendo España, Bulgaria, Rumanía, Serbia, Bosnia-Herzegovina, Croacia, Eslovaquia, Hungría, Italia, Ucrania y Polonia. Está coordinado por WWF Bulgaria, con la participación de otras nueve oficinas nacionales y regionales de WWF, además de otras organizaciones destacadas en la lucha contra los delitos contra la biodiversidad, como FFI, Traffic y la Academia Judicial y la Oficina de la Abogacía de la República de Croacia. 

Más información: www.stopwildlifecrime.eu 

 

COMPÁRTELO

Ayúdanos a difundir este mensaje