Restauracion de bosques | WWF España

What would you like to search for?

Restauración ecológica

Una buena restauración pasa por apostar por la restauración ecológica (una visión con un enfoque integral)

© Pedro J Alcazar

Durante milenios, los seres humanos hemos moldeado la naturaleza y alterado enormemente los ecosistemas: talando bosques para cultivar, secando humedales o cortando montañas para extraer minerales. Los bosques en España apenas cubren el 29% de la superficie potencial que podrían ocupar, y hemos perdido un 60% de todos los humedales durante el siglo XX.

Aunque es imposible devolver la naturaleza a su estado original, existe un modo de curar las cicatrices e incluso revivir ecosistemas que se han degradado, dañado o destruido. Es la llamada restauración ecológica, un concepto que está ganando fuerza en los últimos tiempos. 

Pero, ¿qué es restaurar? Para WWF, se trata de ayudar a la naturaleza a regenerarse por sí misma de un modo integral: la meta debe ser recuperar ecosistemas sanos, que alberguen biodiversidad y vuelvan a ofrecer sus vitales servicios y recursos a la sociedad.

Con la restauración ecológica se persigue:

  1. Recuperar las funciones de los bosques para que vuelvan a ofrecer recursos, agua y aire de calidad, protección frente a inundaciones y que cumplan su función de ayudar a regular el clima.
  2. Crear bosques autóctonos, de diferentes especies y edades, apostando por la biodiversidad y la variedad de hábitats. 
  3. Potenciar la diversidad en los usos de los bosques como base de la actividad económica en zonas rurales. 
  4. Generar un paisaje diverso y rentable para resistir a los impactos futuros (como cambio climático e incendios). 

En el caso de la restauración de un bosque, muchas veces puede que ni siquiera sea necesario plantar árboles 

Lo cierto es que la plantación es una técnica útil de restauración forestal que persigue restablecer una cubierta vegetal estable. Sin embargo, la restauración ecológica da un paso más allá e incluye un amplio conjunto de medidas (no sólo plantar árboles) que tienen como fin la recuperación de un ecosistema degradado.

En el caso de los bosques, la restauración se ha entendido tradicionalmente como una reforestación: tras analizar el trabajo de las comunidades autónomas, hemos visto que la mayoría de los proyectos de restauración son meras plantaciones de árboles, y muchas veces de una única especie. Esta vieja receta no sirve si lo que queremos es recuperar un ecosistema sano, diverso, que cumpla sus funciones ecológicas y pueda adaptarse mejor frente a impactos como los incendios o el cambio climático.

Apostar por la restauración ecológica es una nueva visión con un enfoque integral. El ingrediente fundamental es pensar, antes de actuar, qué paisajes y ecosistemas queremos “construir” de cara al futuro, y hacerlo con la participación de las personas de la zona, que conocen, viven y trabajan en el territorio. Y en segundo lugar, decidir qué herramientas necesitamos para cada caso concreto: tras un incendio, dejar que la naturaleza se recupere protegiendo el suelo y vallando algunas zonas puede ser a veces más efectivo que plantar árboles.

Los pasos para hacer una restauración ecológica:

 

Hemos elaborado el informe “Recuperando Paisajes para mostrar por qué hay que olvidar las viejas recetas.

La restauración ecológica con WWF

Con el esfuerzo de muchas personas y durante muchos años, nuestro trabajo de restauración forestal ha conseguido recuperar paisajes autóctonos de nuestro territorio. 

Colabora con WWF

HAZTE SOCIO
HAZTE SOCIO